Proporcionar mejores servicios en la "última milla" 

Cogido el término de la última milla “por los pelos” del mundo de las Telecomunicaciones, en el que se refiere al especial coste que supone llevar la red hasta el punto de conexión del cliente si este vive apartado, nos es útil en nuestro mundo de Vivienda Nueva para explicar que precisamente es en la última milla, entendida aquí como en el trato personal y directo con nuestro cliente potencial y también comprador, donde nos jugamos el tipo como empresa y a mi juicio, nuestras posibilidades de futuro como empresa de viviendas y servicios en esta nueva era.La reiterada sugerencia que hago a mis Clientes promotores es que, al tiempo que conseguimos compradores a corto, que comunicamos mejor, que nuestra imagen de marca se “desmarque” de lo que ha sido el sector, hemos de trabajar especialmente duro en los servicios mantenidos, porque buena parte de nuestro valor añadido real está y estará cada día más en estos. Desde el momento en que contacta por primera vez con nosotros, hasta Siempre. Sí, siempre. Porque no es de recibo ni tan siquiera desde el punto de vista de beneficio empresarial que una persona, una familia, que nos ha confiado una de las principales decisiones de su vida, no siga siendo cliente fiel de nuestra empresa durante todos los años que quiera, abonando incluso con ventajas para él sus servicios, con un alto margen de confianza en nosotros.

Pensemos en ello.
Saludos de Prudencio

Anuncios