Casas bioclimáticas: inversión con futuro

Javier Naval, expansión

No cabe duda que la vivienda bioclimática ha ganado protagonismo en los últimos meses, motivado, en gran medida, por el Código Técnico de la Edificación, que , aunque actúa sobre mas conceptos que los de viviendas bioclimatica, hace referencia a e ahorro de energético, salubridad y protección frente a la humedad y frente al ruido, que se aproximan a los ideales bioclimáticos.

Pero que nadie crea que el modelo de vivienda sostenible y respetuosa con el medio ambiente, es nuevo, ya que , desde hace unos diez años, muchas promotoras, habían adoptado la postura moral de construir viviendas bioclimáticas como respuestas a sus políticas de responsabilidad social, aportando su particular granito de arena a la sociedad, al desarrollo sostenible, al respeto medio ambiental y la protección del entorno en el que vivimos.

Lo que si podemos considerar novedoso es el concepto de este tipo de vivienda como un reclamo comercial para el consumidor. El mercado inmobiliario evoluciona hacia posiciones distintas. Hasta no hace mucho, las compañías colocan un producto en el mercado y este era absorbido rápidamente sin ni siquiera importar su calidad arquitectónica y materiales de construcción. Hoy el mercado evoluciona orientado a la demanda y algunas inmobiliarias apostamos por la promoción de viviendas de calidad para cualquier público.

Un ejemplo de esta estrategia es la promoción de viviendas bioclimáticas, que si bien ya cuentan con 10 años de historia, su futuro y éxito entre el publico aun esta por llegar. Los principales reclamos de este modelo de vivienda son el diseño, las dotaciones, las energías y materiales renovables utilizados para su construcción, siempre orientados al ahorro de energético y la sostenibilidad, que finalmente terminaran aportando muco mas calidad de vida para los usuarios. Podríamos considerar que la compra de una vivienda bioclimatica es una clara inversión en calidad d vida, ya que son mas confortables, mas sanas, menos ruidosas y a medio-largo plazo mucho mas económicas de mantener.

Según el estudio análisis comparativo de viviendas con solución bioclimatica frente a otras con soluciones convencionales, elaborado por Aventis junto a la universidad politécnica de Madrid, la compra de estas viviendas supone entre un 5% y un 10% mas de coste frente a una tradicional, aunque es cierto que, desde el primer momento, el ahorro energético supone entre un 50% y un 60%.

Por lo tanto, y desde el punto de vista de la inversión, el incremento en el precio final de estas viviendas se ve compensado con el posterior ahorro. Además a largo plazo es mas probable que mucha de las dotaciones y características aportadas por la vivienda bioclimática pasen a convertirse en elementos estandarizados de las viviendas tradicionales que además no cumplan con los requerimientos del Código Técnico de la edificación. Una circunstancia que se podría ver agudizada con la evolución social hacia la concienciación y el respeto al medio ambiente, comportamiento sostenible y el uso de energías renovables.

¿se imagina que dentro de 20 años quiere comprar una vivienda y esta no cuenta con materiales renovables y poco contaminantes? ¿Qué pasaría si su vivienda no hubiera sido diseñada con dispositivos de ventilación cruzada, que reduzcan el uso de los aires acondicionados?, ¿y si no explotara energías renovables y no contase con un sistema de reciclajes de agua?¿ estaría dispuesto a vivir en una casa así? Y mas aun ¿invertiría en ella? O lo que es lo mismo ¿seria usted capaz de irse a vivir hoy a una vivienda sin calefacción, sin aislamientos en una comunidad sin ascensor?.
Comprar una vivienda bioclimatica es, por tanto, una inversión en dos sentido. Por una parte una inversión, que se rentabilizará económicamente a largo plazo para una baja factura energética o en una posterior mejor venta debido a la escasez de este tipo de producto. Y por otra, una inversión en nuestro futuro como resultado del respeto al medio ambiente.

Anuncios