Guiar a la nueva empresa de #viviendas y servicios


Estoy familiarizándome con un grupo de consultores artesanos y me gusta lo que leo y lo que veo: Gente con valores, dispuestos a compartir su saber, conscientes de que dan y reciben en cada una de los proyectos en los que participan, haciéndolo desde el respeto por la personas para las que trabajan y por las que apuestan, para que sean ellas las que crezcan y como consecuencia sus organizaciones. En este orden, porque en el inverso muy probablemente no funcionará, al no atender piroritariamente las necesidades de los profesionales que la componen, únicos capaces de “darle la vuelta a la tortilla” desde dentro.
Este grupo de gente profesionalmente sana, pone de relieve con su planteamiento la labor del guía profesional, en sus tres aspectos (Tutor-Coach-Mentor), que se desarrollarán de acuerdo a las necesidades de cada persona dentro de cada empresa promotora. Artesanalmente, o sea, conjugando humanidad, conocimiento y técnica, para hacer una labor a medida de cada grupo, que es un mundo en sí mismo.

Hay una importante labor que hacer, en la que el Consultor especializado en quien se deposite la confianza por parte de la Dirección y de los propios miembros del Equipo, tomará antes que nada conciencia de la situación real interna, preguntando y percibiendo al tiempo la parte objetiva y subjetiva de las respuestas.
Y obligados como estamos por las circunstancias, es necesario que tengamos resultados a corto, Clientes que nos compren, ya que en una cultura como la de la Pyme promotora, donde la mayoría de las acciones son cortoplacistas, sólo es posible extender la credibilidad en el trabajo que vamos a emprender si hay ventas también. Por eso mientras la mano izquierda se ocupa de las estrategias, la derecha actúa con rapidez y determinación sobre las tácticas inmediatas que permitan logros.
No es tarea fácil y todos los implicados lo saben desde el primer momento. Pero esta perspectiva tan real hace que todo el mundo esté dispuesto a asumir su parte, conscientes de que lograr recuperar la confianza perdida con resultados a corto y trabajar al tiempo para renovar el posicionamiento empresarial, es un seguro de vida profesional que se están haciendo. Y un sentimiento de orgullo y satisfacción profesional y personal para todos los participantes.
En estas andamos. Aprendiendo.
Saludos de Prudencio

About these ads